sábado, 10 de marzo de 2012

Galletas divertidas



Sí me encanta cocinar. Definitivamente, si la comida no engordara el mundo sería un lugar mejor. Volviendo al tema central esta receta sirve para producir entre dos y tres placas de galletas caseras. Pueden hacerse para eventos infantiles o para decorar una mesa en el momento de servir un café.


Masa
125 gramos de manteca
½  taza de azúcar
1 huevo
1 taza de  harina común
½  vaso de agua gasificada
1 cucharadita de extracto de almendras
Cubierta
100 gramos de azúcar impalpable
Unas gotas de jugo de limón
Colorantes vegetales a elección

Manos a la obra
Batir en un recipiente la manteca junto con el azúcar hasta que se forme una especie de crema. Agregar el huevo, el extracto de almendras y batir un poco más.
Agregar la harina y el agua gasificada. Amasar hasta que se forme una masa homogénea (de ser necesario agregar un poco de harina o un poco de agua). Dejar reposar en el refrigerador durante media hora.
Estirar la masa hasta que tenga un grosor de  medio centímetro en una superficie ligeramente enharinada. Cortarlas con los cortantes elegidos o con la boca de la misma taza para hacer galletas redondas.
Precalentar el horno en fuego máximo. Depositarlas en una placa para horno, no hace falta enmantecarla, y hornear de 6 a 10 minutos. Una vez que la base está dorada la cocción está lista.
Por último mezclar el azúcar impalpable con unas gotas de jugo de limón, no más de 5 o 6, hasta lograr una cubierta firme. Agregar el colorante que se desee. Utilizando una cuchara o una manga bañar cada galleta. Dejar reposar en una bandeja a temperatura ambiente hasta que se endurezca la cobertura.